ASOCIACIÓN TOLKIEN ARGENTINA - Smial Dôr Adarduin, filial Rosario ASOCIACIÓN TOLKIEN ARGENTINA - Smial Dôr Adarduin, filial Rosario
Un Foro de amantes de la Obra de JRR TOLKIEN y más...
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Bienvenido a mi foro
LA TORMENTA

 
#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Historias de Bardos
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Ryu no Taisho
Enano/a



Enano/a


Registrado: 06 Ene 2009
Mensajes: 33
Ubicación: Los Territorios Inexplorados
Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16
Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Mie Ene 14, 2009 3:43 am    Asunto:  LA TORMENTA Responder citando

LA TORMENTA - 1ª parte


La alta figura se paseaba por el ventanal, obviamente embargada por un profundo dolor. Su rostro volteado hacia la noche, expectante. Su mirada reclamando a las estrellas, en una mezcla de amenaza y suplica deliciosamente entremezcladas. Su cuerpo envuelto en terciopelo negro bordado en plata, con el porte orgulloso de los Eternos. Y esos ojos indescriptibles, imposiblemente hermosos, dolorosamente tristes, impetuosamente vivos, en los que muchos habían jurado ver el fuego de los soles, como única manifestación de la ira de los dioses, aun cuando su rostro permaneciera impasible, y hasta indiferente.

Del otro lado del ventanal, todo se veía borrado por la muerte, diluido en un gris terroso. La sequía había durado ya 8 años, y no había muestras de que fuera a acabar algún día. Los animales se habían marchado mucho tiempo atrás, en busca del agua preciosa y la vida. La vegetación se había ido apagando lentamente, y ahora solo el polvo reseco cubría los territorios, mas allá del horizonte. Pronto, los últimos pobladores se irían tras los animales, buscando la senda que les mostrara nuevamente el verde y la esperanza. La vida ya solo era una sucesión de imágenes detenidas en sepia.

Ella quería llover, traer el agua y la vida de vuelta. Quería crecer con las semillas, cubrir la tierra con alimento, correr por las venas de las plantas uniendo su sangre a la savia. Antes de tomar un cuerpo, ella podía soplar el viento, dar nueva vida a las especies, fluir con el agua de los ríos por la superficie y las entrañas de la tierra, rememorar el comienzo de la vida en a conciencia del mar. ¿Por que ahora su Padre la limitaba a los lazos de ese cuerpo, y le prohibía unirse a Natura? ¿Por que tenia que elegir entre la vida mortal y la eterna? En todo caso, ella no lo entendía. ¡Deseaba tanto la tormenta! Solo tenia que sentirla, y la lluvia cobraría ser... Pero sabía que era una trampa.

Quería llorar, pero no sabía como hacerlo. Tantos siglos entre ellos, simulando ser uno de ellos, y aun no dominaba las emociones por completo. En cambio, unos gemidos impotentes se le escaparon con el aliento. Encontró un buen sustituto del llanto abandonándose a la furia de su situación. Detrás de los cristales, cayó la primera gota del cielo.

Golpeo caprichosamente los muebles. Tenía sensaciones demasiado fuertes como para soportarlas en un cuerpo humano. Tras los vidrios, otras gotas siguieron a la primera, gruesas, frescas, redondas y titilantes. En ese paraje agrietado por la sequía, fueron como diamantes regalados a los pobres en un acto de caridad que se estaba prolongando. Ella continuaba ciega a lo que no fueran sus propios anhelos.

Llevada por la ira, arrojo un jarrón a través de la habitación, que fue a desbaratar una vitrina. En el mismo instante, toda el agua de los cielos se precipito como una catarata de juicio final. Se sentía quemándose por dentro. Le dolía la carne por la violencia de los sentimientos que le revolvían los músculos en busca de una salida. Tenia que gritar, hacer algo para arrancarse esa angustia y agonía. La potencia de la lluvia cayendo en pesados mantos sofocantes provocaba un sonido como de devastación infernal. Lo que sucedía afuera era una replica de lo que existía en su interior.

-------------------------------------------------------------------------

Esta es la primera parte del cuento. Ccomo es largo, lo publico en dos partes. Ademas, a los escritores nos encanta tener a los lectores pendientes de nuestro proximo texto jajaja! Espero que lo disfruten, ya que hasta hice el esfuerzo de usar acentos, algo que no suelo hacer por internet. Saludos!

_________________
Ryu no Taisho.
Dragon and Diamond Hija de los Dioses, Soberana de Dragones,
Semidiosa Guerrera del Epiritu de Fuego, y Ofrenda en Tierra de Humanos.
Porque hay mas misterios en la Tierra y en el Cielo de los que la mente humana puede comprender.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email MSN Messenger
Ryu no Taisho
Enano/a



Enano/a


Registrado: 06 Ene 2009
Mensajes: 33
Ubicación: Los Territorios Inexplorados
Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16Reputación: 16
Sexo:Esta usuaria es una Mujer

MensajePublicado: Jue Ene 15, 2009 12:50 pm    Asunto:  CONTINUACION... Responder citando

LA TORMENTA - 2ª parte


De pronto cayó en la cuenta del estruendo, y se detuvo. Por un momento, mientras intentaba negar lo que adivinaba, su cuerpo pareció desvanecerse. Finalmente se volteo a confirmar el origen de sus miedos. Y ahí estaba su lluvia. ¡Nuevamente lo había hecho! ¿Como podría escapar ahora? Soltó un grito poderoso, en nada parecido a un grito de mujer. Estaba por encima de la tormenta, y arrastraba la furia de las bestias de antaño, cuando los gigantes recorrían los senderos que ahora horadaban los hombres.

La suya era la furia de un animal atrapado, torturado y arrojado a la locura. Justo cuando un trueno estallo mas destructivo que nunca, vibrando devastador y arrojando trozos de cristales por toda la habitación, a la par de su grito, penetrándole los huesos hasta desintegrarlos. Sus nervios se potenciaron y dispararon, resquebrajándose en luminosas flechas.

Cruzo los ventanales. Ahora no sentía nada, se había despojado de las emociones, y pronto podría separarse del cuerpo. Salio a la lluvia y se dejo aplastar por el peso mojado y vivo. Los truenos siguientes le recorrieron la columna vertebral, sacudiendo ese cuerpo como el de un títere. Ese cuerpo que ya no era suyo. El ruido la lastimaba y comenzó a temblar de excitación. Se estaba ahogando, pero dominada por la situación no era conciente de lo que experimentaba ese cuerpo. Solo podía sentirse maravillada por el agua que la tocaba. Cuando no tenía cuerpo, podía ser la lluvia misma. Pero solo a través de esa extensión física podía experimentar los sentidos.

Sentía la gloria de volver a nacer, se veía como una planta nueva que se alimenta de la sustancia fresca y sabrosa, cargada de futuro y promesas. Pero era una trampa, y lo sabia. Sentía el terror de lo inevitable. El tiempo y las circunstancias se habían conjurado para hacerla caer. Y ella creyéndose todopoderosa, había caído.

Ya casi no era conciente de que existía en un cuerpo vivo, sosteniéndolo. Sabia que quería estar afuera, diluida en el agua que caía, en la tierra golpeada, en el aire muerto. Y, sin embargo, no sabia cual era su situación. Sentía a medias la piel y a medias el agua, que comenzaba a filtrarse y unirse a ella. La lluvia continuaba aplastando y empequeñeciendo el mundo, para que luego pudiera crecer. Los relámpagos simularon un día artificial. La luz muerta se propago y el cielo y el agua se abrieron en destellos veloces y traicioneros, cambiantes y divididos. Cerró los ojos y espero el sonido de esa representación inquietante.

El trueno llego largo y matizado; Estallo, se replegó, y cargo una nueva explosión. Se extendió por el aire y ataco la tierra. Le sacudió el cuerpo inestable y ella comenzó a difundirse como el relámpago. El sonido alto y metálico le astillo las manos, el cuello y la espalda. El agua lavo pronto las heridas, y el ronroneo final del trueno la devolvió a los restos de su cuerpo, que comenzaba a desvanecerse en líquido tibio, y ya era casi inexistente.

Por la mañana, los primeros brotes romperían su encierro, aunque sabia que no estaría ahí para crecer con ellos. Abandono todo lo que le quedaba, aunque, después de todo, nada le pertenecía. Apenas dijo adiós.

---------------------------------------------------------------------------

Bueno, asi termina. Hasta la proxima historia, entonces. Que lo disfruten!

_________________
Ryu no Taisho.
Dragon and Diamond Hija de los Dioses, Soberana de Dragones,
Semidiosa Guerrera del Epiritu de Fuego, y Ofrenda en Tierra de Humanos.
Porque hay mas misterios en la Tierra y en el Cielo de los que la mente humana puede comprender.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email MSN Messenger
Mostrar mensajes de anteriores:   


#
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Historias de BardosTodas las horas son GMT - 2 Horas
Página 1 de 1

Cambiar a:  

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Powered by phpBB © 2001 phpBB Group

Chronicles phpBB2 theme by Jakob Persson (http://www.eddingschronicles.com). Stone textures by Patty Herford. .

Crear foro gratis | foros de Colecciones | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para prestashop ssd en Desafiohosting.com 
Contador propio(En este lugar se mostrara), para editarlo entre en el panel de administración sección de contador propio e introduzca el código